MENU Close
foto_calidad
empresas de limpieza en Madrid

Claves de éxito en la limpieza de comunidades

Hoy en día, la mayoría de la gente vive en comunidades de propietarios. Bloques de pisos donde se comparten con los vecinos gran cantidad de zonas comunes: el portal, las escaleras, el ascensor, los trasteros, garajes, etc. Ni que decir tiene que algunas urbanizaciones cuentan, además, con gimnasio o piscinas. Antiguamente, la gente habitaba en casas particulares y cada uno limpiaba lo suyo, pero actualmente, la cosa cambia. Lo más habitual es contratar alguna de las empresas de limpieza en Madrid para que se encargue de la higienización y mantenimiento de todas las zonas comunes del edificio.

Desde Grupo SuperLimp te contamos que para realizar una higienización adecuada de estas  estancias es necesario establecer un plan de limpieza adecuado y respetarlo de forma exhaustiva. Existen una serie de claves esenciales para conseguir resultados óptimos.

  1. Generalmente, estos espacios cuentan con un tránsito elevado de personas, por lo que tiende a acumularse el polvo y la suciedad. Sobre todo, cuando hay zonas comunes de exterior con jardines. Es necesario tener claro qué zonas van a llevar más trabajo y calcular un tiempo medio para la limpieza de cada estancia.
  2. Otro punto relevante será determinar un calendario. Aunque un equipo profesional de limpieza siempre dejará las zonas comunes relucientes, no todos estos trabajos deben realizarse con la misma periodicidad. Por ello, conviene establecer qué trabajos deben llevarse a cabo a diario, así como cuáles serán semanales o mensuales. También habrá que precisar los días de la semana que se dedicarán a cada tarea.
  3. Finalmente, contar con los productos y las herramientas de limpieza más apropiados permite a los técnicos encargados de la realización de estas tareas conseguir los mejores resultados posibles, de forma rápida y eficiente.

Entre las principales tareas de limpieza de una comunidad de propietarios podemos destacar las siguientes:

  • Eliminar el polvo y las partículas de suciedad de los objetos y suelos de las zonas comunitarias.
  • Fregar y tratar los suelos, en función de los materiales de los que se componen. No se trata sólo de higienizar su superficie, sino de conseguir que los pavimentos luzcan como nuevos, favoreciendo su brillo natural.
  • Los espejos y cristales también requieren de una limpieza adecuada para eliminar la suciedad y las huellas que puedan quedar adheridas en ellos.
  • Finalmente, el ascensor es otro de los espacios con un elevado tránsito de personas, motivo por el cual no se debe descuidar su limpieza.

Las jornadas maratonianas a las que nos tenemos que enfrentar cada día no son un buen aliado de la limpieza y el orden, por ello lo más adecuado será delegar estas tareas a alguna de las empresas de limpieza en Madrid.